Sueños de emprendimiento que se convierten en historias de vida

Para ser un emprendedor no es necesario tener demasiado dinero o contar con un poder mágico, se necesita libertad, pasión y sobretodo ambición. Por eso, en Fincomercio acercamos a nuestros asociados a sus sueños transformando de manera positiva sus vidas.

La independencia y la felicidad son aspectos que se anhelan a lo largo de la vida, lograr esta plenitud requiere de tenacidad, sacrificios y mucho trabajo. Alba Luz Fernández es una mujer que durante toda su vida ha tenido esto muy claro. 

Desde hace más de 30 años, está orgullosa vallenata reside en Bogotá y desde que llegó decidió definir su futuro y el de su familia. Gracias a un espíritu guerrero y una permanente motivación por brindarle a su familia bienestar y calidad de vida, Alba Luz ha logrado construir un próspero negocio de artículos para la belleza femenina en el corazón de la capital.  

Cumpliendo sueños 

Gracias a la recomendación de una amiga comerciante del sector, quien también había impulsado su negocio gracias a Fincomercio, Alba Luz pudo conocer todos los servicios y beneficios de la cooperativa, a través de estos no solo logró financiar un negocio de bolsos, maletas y maletines, sino emprender un nuevo reto comercializando elementos de belleza.

Como toda mamá, su mayor deseo es ver a sus hijos bien y brindarles la mejor educación, Alba Luz encontró en la cooperativa un aliado para cumplir ese propósito.  “Ya tengo un hijo odontólogo que tiene una clínica y mi otro hijo ya está terminando medicina, Fincomercio ha sido todo para mí, es como mi esposo, he conseguido muchos beneficios, prácticamente mis hijos son hijos de Fincomercio” afirma Alba Luz con una sonrisa en su rostro.   

Su experiencia arrancó con un crédito que le permitió iniciar su proyecto y posteriormente invertir en otros, con el paso del tiempo ha logrado conocer los beneficios que ofrece Fincomercio para su familia, es así como cuenta con la cooperativa, no solo para su crecimiento laboral sino para asegurar la educación de sus hijos, en un par de años espera que su hijo menor también estudie con el crédito de Fincoeducar. 

Independencia igual a bienestar  

La tranquilidad y la satisfacción de tener un negocio propio le ha permitido a Alba Luz tener más ganancias que como empleada, sumado a esto tiene el poder de tomar decisiones que alimentan su crecimiento personal, por otra parte, esta dinámica le ha facilitado el disfrutar tiempo con su familia.  

Comenzar un negocio propio no es fácil, al principio puede haber pérdidas o momentos de desesperanza, sin embargo, hay que tener ganas, mucha dedicación y empeño, al final todo valdrá la pena. Hoy en día muchas personas como ella confían en Fincomercio como una alternativa para construir proyectos de emprendimiento. 

Una relación a largo plazo 

En un futuro no muy lejano, Alba Luz empezará un nuevo plan de ahorro programado con la cooperativa para ampliar su negocio, además, su segundo hijo desea cursar una especialización para complementar su carrera de medicina y para lograrlo solicitará un crédito Fincoeducar. 

Además de la facilidad para acceder los servicios de ahorro y crédito, el calor humano de los colaboradores de la cooperativa mantiene motivada a esta asociada, porque para ella “La parte humana de los asesores ha sido una bendición de Dios, vivo muy agradecida con ellos”. 

Fincomercio es una entidad abierta a todos aquellos que saben que progresar implica sacrificio, pero que de la mano de un experto es posible planificar paso a paso sus sueños y obtener una estabilidad financiera con beneficios sociales para toda su familia.  

Hoy son más de 26.000 los asociados independientes que ven en Fincomercio la mejor opción para consolidar su ahorro y obtener la financiación necesaria para fortalecer sus negocios que, en la mayoría de los casos, son su única fuente de ingresos. Si como Alba Luz, eres trabajador por cuenta propia, únete a Fincomercio y empieza a disfrutar de todos sus los beneficios.