Implantes: La alternativa para una sonrisa perfecta

Aspectos como no llevar una buena higiene, fumar en exceso, no frecuentar al odontólogo, haber sufrido lesiones traumáticas, o simplemente recibir el legado genético, ocasionan problemas bucales, a veces tan grandes que causan la pérdida de los dientes, lo que hace imposible lucir una sonrisa perfecta.

Sin embargo, gracias a la tecnología existen mecanismos que pueden devolverle su desempeño y apariencia a los dientes; los moldea, les da contorno, altura, alineamiento y funcionalidad, logrando una estética que puede incluso, transformar completamente el arco dental y así mismo, la apariencia de una manera radical. Uno de ellos es la terapia implantológica.

¿Qué es la terapia implantológica?

Esta especialidad odontológica planifica, coloca y mantiene los implantes dentales, aparatos o prótesis que se ubican en el cuerpo para mejorar su estética o su funcionalidad. Actualmente es considerada la mejor alternativa para reemplazar los dientes ausentes.

Este mecanismo es útil cuando una persona ha perdido uno o varios dientes, por una enfermedad periodontal, caries, por un problema sistémico o porque se ha deteriorado la estructura dentaria.

¿Cómo funciona el implante?

Los implantes dentales son elementos metálicos que vienen dentro de los huesos del maxilar superior e inferior. Su objetivo principal es que la parte interna reemplace la raíz del diente, y la parte externa, la corona.

Cuando se ha producido la osteointegración (conexión entre el hueso y el implante), es posible soportar una prótesis para hacer frente a todos los requerimientos funcionales y estéticos, como si se tratara de un diente natural sano.

¿Qué debes saber antes de la cirugía de implantes?

César Rodríguez, especialista en prostodoncia, periodoncia, director de posgrado de prostodoncia en el Colegio Odontológico y asesor científico de Dentisalud, sostiene que en caso de haber ausencias de uno o más dientes, se puede recurrir a esta práctica.

Adicionalmente debe contarse con las condiciones adecuadas de cantidad y calidad del hueso, tanto en sentido vertical como horizontal, para que los resultados sean los esperados. Esto se determina a través de una tomografía.

“Si en la tomografía se evidencia ausencia ósea, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de realizar regeneración y de esta manera lograr la calidad del hueso necesaria para poder poner los implantes”, añade Rodríguez.

Durante el procedimiento

“El éxito de la cirugía implantológica radica en la buena planeación del caso, la cual debe realizarse multidisciplinariamente, es decir, con las diferentes especialidades, contando con todas las ayudas diagnósticas que existen”, afirma el odontólogo.

Después de la cirugía

Los cuidados de los implantes son los mismos realizados en los dientes naturales, pues los controles periódicos y la buena higiene oral determinará la longevidad del tratamiento, recomienda el especialista.

Beneficios

  • Los implantes están compuestos por titanio (5%) y tantalio, metales biocompatibles con el organismo, así que pueden regenerar y unir al hueso.
  • Los maxilares mantienen su función y no pierden volumen por reabsorción, evitando de esta forma el deterioro de los tejidos y el aspecto de cara envejecida.
  • Permite efectuar otros tratamientos, como los ortodónticos u ortopédicos, que de otra forma, serían imposibles de realizar.
  • Son tan estéticos que no se notan y las coronas se elaboran a la medida de cada paciente.
  • Los implantes dentales osteointegrados permiten sujetar una prótesis dental con tal firmeza que al masticar no se aprecia ningún tipo de inseguridad.
  • Son muy estéticos. No se notan y las coronas se elaboran a la medida de cada paciente.