Guía Básica para tu Salud Oral

Los dientes sanos no sólo proporcionan un buen aspecto, sino que te permiten hablar y comer apropiadamente. La buena salud bucal es importante para tu bienestar general. Por eso, queremos darte algunas recomendaciones y conceptos básicos para que tú y toda tu familia, puedan disfrutar de una buena salud oral.

Amenazas

Primero, identifiquemos qué tipo de elementos y hábitos perjudican la salud de nuestra boca y nos traen consecuencias a corto y largo plazo:

Tabaquismo: Fumar no solo oscurece tus dientes, la nicotina posee componentes que pueden dañar seriamente tus encías, esto sin mencionar que el consumo frecuente de cigarrillo deja en tu boca rastro de agentes químicos, como el alquitrán que producen mal aliento o halitosis

Bebidas alcohólicas: Es un hábito que va de la mano del anterior, con lo que la situación se vuelve más compleja. El alcohol produce resequedad en la mucosa bucal lo que deshidrata, es decir, baja la producción de saliva y aumenta la proliferación de bacterias.

Obesidad: Esta condición aumenta las posibilidades de desarrollar enfermedades periodontales, dañando las encías y el hueso que sostiene los dientes, lo que puede hacer dolorosa la acción de masticar.

Acciones a implementar

Recordemos inicialmente que tener una higiene bucal no es mantener solo nuestros dientes, sino toda nuestra boca en óptimo estado. Para ello podemos tomar en cuenta las siguientes acciones:

El cepillado no es suficiente: Está claro que para evitar la aparición de caries, gingivitis u otras enfermedades, es imprescindible cepillarse los dientes correctamente, sin embargo, si no utilizas el hilo dental, enjuague bucal o los cepillos interdentales siempre quedaran restos de comida entre tus dientes y muchas zonas de tu boca se quedarán sin limpiar correctamente.

Alimentación saludable: Evitar ciertos alimentos también es fundamental para tener una impecable higiene. Es recomendable controlar la ingesta de alimentos altos en azúcares ya que no solo daña nuestros dientes sino también perjudica al organismo en general. Lo mejor es seguir una dieta balanceada en frutas y vegetales, esto hará que tus dientes se fortalezcan y tengas una excelente salud bucal.

Blanqueamientos dentales: A pesar de que sean muy tentadores ya que logran unos dientes luminosos, realizar blanqueamientos con mucha frecuencia suele dañar el esmalte de forma irreversible y dejar las piezas dentales con alto grado de sensibilidad.

Visita al odontólogo: Él te indicará cada cuánto debes visitarlo, lo aconsejable es que vayas como mínimo una vez por año, ten en cuenta que los profesionales pueden descubrir fácilmente si tienes algún problema o pieza que necesite de reparación y así prevenir futuros inconvenientes.

Descargar Revista