Comer saludable y barato sí es posible

6 de junio, 2019

Existen muchos mitos alrededor de la alimentación balanceada, sin embargo, comer saludable y barato es posible, así que te daremos una serie de recomendaciones para que tu alimentación y la de tu familia sea la mejor.

¿Qué es una alimentación balanceada?

Básicamente se refiere a comer de forma balanceada para que tu cuerpo se mantenga fuerte, enérgico y saludable; y para lograrlo hay que empezar a cambiar hábitos poco a poco.

¿Cómo hacer el cambio sin que sea traumático?

Lo primero es tener conciencia de cuál es el cambio que quieres hacer: ¿comer más vegetales? ¿bajar el consumo de azúcar? Independientemente de lo que deseas lograr, debes tomar en cuenta que hay que ir introduciendo pequeñas modificaciones para evitar abandonar.

Entonces, comer balanceado y barato:

  1. Planifica las comidas antes de hacer mercado: haz una lista de los ingredientes y ve a comprar, de esta forma sabrás exactamente qué es lo que necesitas llevar a casa.
  2. Elige frutas y verduras de temporada: generalmente tienen mejor calidad y son más económicas.
  3. Sé recursivo: para que no te aburras, trata de hacer preparaciones variadas con los ingredientes que tienes, por ejemplo, si vas a comer una pechuga a la plancha con arroz y ensalada, puedes darle un giro con un aderezo de la fruta que elegiste para el jugo, como una vinagreta de maracuyá.
  4. Investiga: en Internet hay miles de recetas disponibles, investiga constantemente y adáptalas a tus gustos personales. Así tu menú se volverá más interesante.
  5. Experimenta: cambia tus métodos de cocina, utiliza el horno, prueba elementos diferentes a la sal que llenarán de sabor tus alimentos como la mostaza, el jengibre y clavos de olor.
  6. Invierte: al comprar una batería de ollas antiadherentes limitarás el consumo de aceites y si le das el cuidado adecuado, durará mucho tiempo

También debes dejar de comprar onces en la calle o cuando tienes un poco de hambre, recuerda preparar meriendas en casa, incluye en la lonchera cosas para picar como: zanahorias en julianas, ensalada de frutas casera, quesos bajos en grasas, entre muchas otras meriendas.

Finalmente estarás ahorrando, pues comer en la calle diariamente es muy costoso, si preparas tus comidas tienes la oportunidad de elegir qué comer, cuánto gastar y estarás estimulando tus sentidos.

Al eliminar gastos hormiga como las meriendas, tienes control de tu presupuesto y conocerás el detalle de tus gastos.

Finalmente, disfruta de tu espacio en la cocina, no lo veas como una tarea tediosa sino como una oportunidad de crear, experimentar y descubrir cosas nuevas mientras cuidas de tu salud, con productos de calidad y preparados como te gustan.

¿Aceptas el reto comer saludable?

También te puede interesar: chequeos médicos que debes hacerte