10 beneficios de ejercitarse en casa

23 de julio, 2020

Ejercitarse en casa es una de las tendencias del momento debido a la normalidad a la que hemos tenido que adaptarnos por causa de la pandemia. Son millones de personas en todo el mundo las que están encontrando enormes beneficios al incluir en su rutina de confinamiento la práctica de yoga, el levantamiento de pesas, o el hacer simples flexiones desde la comodidad de su hogar. En Fincomercio sabemos que establecer el hábito de hacer ejercicio implica un esfuerzo que requiere de mucha iniciativa y disciplina, pero queremos motivarte contándote los grandes beneficios que traerá a tu vida.

Te puede interesar: Comer saludable y barato sí es posible https://www.fincomercio.com/blog-fincomercio/alimentacion-balanceada-barata-es-posible/

1. El ejercicio en casa reduce el estrés

Al ejercitarte tu cuerpo libera endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad. Estas te generan una sensación general de bienestar, logrando que se disminuya tu tensión nerviosa y que la negatividad, la angustia y el estrés desaparezcan.

2. Podrás dormir mejor

El ejercicio constante puede mejorar la calidad del sueño y ayudarte a dormir más plácida y tranquilamente por las noches. La actividad física aumenta la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la adrenalina, esto hace que cuando llegue la hora de descansar tu cuerpo esté más dispuesto y necesite más ese espacio de relajamiento.

3. Te ayudará a sentirte más motivado

Cuando empiezas a ver resultados tras grandes esfuerzos, empiezas a generar motivación para seguir practicando tu rutina de ejercicios. Además, cuando te mantienes activo y practicas actividad física de manera regular tu estado de ánimo mejora y tienes muchas más energías a la hora de hacer las cosas que exige tu rutina diaria.

4. Te genera más confianza y disciplina

Establecer una rutina de ejercicios y seguirla de manera juiciosa, afecta positivamente tu ánimo al ver lo que eres capaz de lograr con un poco de esfuerzo y disciplina. Además, cuando los resultados a nivel físico empiezan a ser evidentes, tu autoestima y confianza aumentarán de manera considerable.

5. Te ayuda a reducir la ansiedad y la depresión

Un plan de ejercicio entre 15 a 30 minutos de ejercicio por día, puede ayudarte a mejorar de manera considerable los síntomas de la depresión y la ansiedad. Al hacer de estas rutinas un hábito constante,  tu cuerpo empieza a regular los niveles de serotonina y otros neurotransmisores, que aumentan el flujo sanguíneo cerebral y estimulan la liberación de endorfinas.

6. El ejercicio tiene un impacto en los huesos que es muy positivo

En los niños su práctica puede aumentar la densidad ósea y contribuye con el crecimiento, mientras que en los adultos una rutina de ejercicio retrasa la degeneración y puede contribuir a prevenir la osteoporosis.

7. Tu sistema inmune se hace más fuerte

Con el ejercicio el sistema inmune se acelera de manera temporal, aumenta su capacidad de resistencia y genera defensas para el organismo.

8. Te ayuda a mantener o alcanzar tu peso ideal

Con el ejercicio lograrás tener tu peso ideal, pues al quemar calorías es posible que alcances un equilibrio de energía.

9. El flujo de oxígeno al cerebro aumenta

Hacer ejercicio hace que el flujo de oxígeno a tu cerebro aumente considerablemente y que la capacidad de aprendizaje, concentración, memoria y estado de alerta mejoren de manera considerable.

10. Te ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre

Realizar actividad física con regularidad ayuda a mantener un nivel saludable de azúcar en la sangre, que no sólo contribuye a mantener un peso saludable, sino también a evitar el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Ya que conoces varios de los beneficios, te recomendamos 3 simples ejercicios que puedes hacer en casa para empezar a implementar una rutina diaria:

Ejercicios sencillos que puedes realizar en casa

1. Abdominales

Ponte boca arriba, túmbate con las rodillas dobladas sobre una colchoneta, pon las manos en la cabeza y ubica las yemas de los dedos tras las orejas con los codos hacia los lados.  Luego levanta el torso, tienes que llevarlo lo más cerca de las rodillas que puedas, pero sin levantar la espalda del suelo. Aprieta el abdomen mientras lo haces para que el efecto sea mayor. Recuerda que los pies no deben moverse del suelo.

2. Sentadillas

Para hacer las clásicas sentadillas de manera adecuada recuerda que debes mantener la cabeza horizontal. Tus pies deben colocarse al ancho de los hombros y la rodilla. Durante la flexión, no debes sobrepasar la punta de los pies.

3. Plancha

Pon las palmas de tus manos en el suelo; las muñecas van alineadas a los codos, formando una línea recta. Acomódate en posición de tabla (como si fueras a realizar una flexión), conecta los dedos de los pies con el piso, aprieta los glúteos y alinea tu cabeza con la espalda. Trata de mantenerte en esta posición por al menos 40 segundos.